Cómo un chef indígena lucha por la soberanía alimenticia

p2250087

La vida de Johl Whiteduck Ringuette cambió cuando participó en una ceremonia de Shake Tent a principios de los años 2000. Un ritual indígena en el que los participantes tratan de ponerse en contacto con los espíritus para recibir orientación y sanación, la ceremonia era una forma de recuperar algo que él sentía que le había sido arrebatado: su identidad Anishinaabe. Esto lo puso en un camino sumamente ambicioso, no sólo para establecer un restaurante y un negocio de catering indígena en Toronto, sino para defender la soberanía alimenticia indígena en el Canadá.

Nacido en una zona rural del noreste de Ontario, aprendió de sus padres y hermanos mayores a cazar conejos y perdices, a pescar en hielo y a cocinar en fuego abierto. Esto determinó su temprana afición a la comida y a la cocina. Aún así, aunque su padre era en parte mohawk y su madre de los pueblos locales nipones, no estaba familiarizado con los ritos y ceremonias tradicionalmente asociados con la vida cotidiana indígena.

Después de la escuela secundaria, Ringuette, ahora de 52 años, se mudó a Toronto y tuvo una serie de trabajos de catering y servicios de comida para salir adelante. En la década del 2000, se pasó al servicio comunitario, trabajando, entre otras organizaciones, en los Servicios Jurídicos para Aborígenes, que ayudan a los indígenas a navegar por el sistema jurídico. A través de este trabajo, vio de primera mano cómo los indígenas a veces eran encerrados por merodear porque, según él, simplemente “se sentaban en un banco”.

Ringuette abrió NishDish en 2017 como un restaurante y mercado destinado a productos de las naciones originarias.

Ringuette abrió NishDish en 2017 como un restaurante y mercado destinado a productos de las naciones originarias. Vince Talotta/Getty Images

“Los obstáculos contra los pueblos indígenas son tan enormes y tan arraigados que aceptamos que así son las cosas”, dijo Ringuette una mañana, sentado en su pequeño restaurante de Toronto, NishDish. (“Nish” es la abreviatura de Anishinaabe, un grupo de pueblos indígenas relacionados culturalmente en Canadá y Estados Unidos. Como muchos otros restaurantes en este momento, NishDish está cerrado).

Al igual que en los Estados Unidos, Canadá situó a los nativos en reservas y envió a sus hijos a internados a menudo lejanos, donde sus lenguas y tradiciones nativas fueron suprimidas. Muchos sufrieron horribles abusos físicos y sexuales, bajo el pretexto de un sistema establecido para ” integrarlos” en la sociedad blanca. El último de estos supuestos internados no cerró hasta finales del los años noventa.

Hoy en día, los escolares canadienses escuchan con atención un “reconocimiento” diario a las Primeras Naciones antes del comienzo de la jornada escolar. En 2015, las escuelas residenciales fueron reconocidas como “genocidio cultural” por un informe emitido por el gobierno. Sin embargo, las reservas nativas siguen enfrentando altas tasas de uso indebido de drogas, suicidio y violencia. Y son frecuentes los enfrentamientos entre los grupos indígenas y los ” pobladores”, lo que pone de manifiesto “los problemáticos esfuerzos de reconciliación de este país con los pueblos indígenas”, como se dice en un reciente artículo del Toronto Star. Parte de lo que se perdió durante esta difícil historia fue el conocimiento culinario indígena, el objetivo del trabajo de Ringuette.

La ceremonia de Shake Tent llevó a Ringuette a su actual camino - promoviendo la comida de las Primeras Naciones
La ceremonia de Shake Tent llevó a Ringuette a su actual camino – promoviendo la comida de las Primeras Naciones. Sono Motoyama

Al mismo tiempo que Ringuette realizaba su trabajo de servicio comunitario, también buscaba aprender más sobre su herencia. Enviado a consultar a Mark Thompson, un anciano y curandero Ojibwe, Ringuette experimentó por primera vez una ceremonia tradicional de Shake Tent.

De manera crucial, Thompson le dijo a Ringuette que formaba parte del clan Visón (a través de la afiliación familiar, los indígenas pueden estar asociados con diferentes animales, que simbolizan diferentes roles en la comunidad). El visón, explicó Ringuette, es “un defensor de la comunidad”. En mi caso, dijeron que soy un proveedor de cosas”. Se le dijo que su papel era asegurar la comida y el refugio para su comunidad. Siguiendo el consejo de Thompson, Ringuette se alejó gradualmente de su trabajo en servicios sociales y se enfocó en su “don”. “Tienes el don de recuperar la comida tradicional”, le dijo Thompson. “Para traer la dieta Anishinaabe de vuelta a la gente”.

Esta misión permitiría a Ringuette unir su amor por la comida con su compromiso con la justicia social. Unos años después de la ceremonia de Shake Tent, en 2005, comenzó su exitoso negocio de catering, y más tarde -retrasado por una lenta rehabilitación después de que fuera atropellado por un autobús urbano en 2013- abrió el restaurante en 2017.

“Aquí estoy trayendo la comida”, dijo Ringuette, señalando a su restaurante. Recordó cómo cientos de personas se alineaban para la gran inauguración. “Fue tan hermoso… Así es como muchas personas estaban entusiasmadas por tener algunos de sus propios alimentos tradicionales”, dijo, señalando que tal vez tres cuartas partes de esos clientes eran indígenas.

Ringuette habla sobre los alimentos indígenas y las plantas medicinales a un grupo de estudiantes en el Centro de Salud Comunitario del Vecindario de Davenport-Perth en Toronto
Ringuette habla sobre los alimentos indígenas y las plantas medicinales a un grupo de estudiantes en el Centro de Salud Comunitario del Vecindario de Davenport-Perth en Toronto. Sono Motoyama

A finales de febrero, Ringuette se presentó en un centro de salud de la comunidad de Toronto, dirigiéndose a unos 25 estudiantes para hablarles de las plantas medicinales y los alimentos indígenas. Entre sus muchos proyectos, dar charlas ocupa una buena parte de su tiempo. A la atenta audiencia, abordó el enigma central de su trabajo.

“¿Qué es la comida indígena?” preguntó. “La mayoría de nuestra gente ni siquiera lo sabe”. Mencionó las históricas leyes canadienses que prohibían la caza, la pesca y la captura, y que prohibían las lenguas y costumbres nativas. “Como resultado, no sabemos cuál es nuestra cultura.”

Según relató a los estudiantes, en el siglo XIX, los indígenas a frecuentemente eran separados forzadamente de las tradicionales fuentes de alimentación, y en su lugar se introdujeron alimentos no nativos como la harina, el azúcar y la sal. Él culpa a estos alimentos introducidos por los europeos por el alto nivel de enfermedades cardíacas y diabetes entre los aborígenes. Para abordar estos problemas de salud, apoya el consumo de alimentos tradicionales. “¿Pero cómo se hace eso cuando los alimentos tradicionales han sido erradicados?”

Se enfrenta regularmente a este problema en su propio negocio de catering y restaurante. De acuerdo con la ley canadiense, es ilegal servir caza silvestre en un restaurante; debe ser criada. El maíz blanco que Ringuette utiliza en su guiso de las Tres Hermanas (las “tres hermanas” son el maíz, los frijoles y la calabaza) y la sopa de maíz proviene del único proveedor comercial de la zona, Bonnie Skye de Six Nations of the Grand River, la mayor reserva de Primeras Naciones de Canadá. Cada seis semanas, un empleado de NishDish tiene que conducir una hora y media al suroeste de Toronto para recoger un suministro.

Los murales pintados por el grupo de artistas de la Nación Urbana Roja de Ringuette celebran el conocimiento de las plantas indígena
Los murales pintados por el grupo de artistas de la Nación Urbana Roja de Ringuette celebran el conocimiento de las plantas indígenas.. Sono Motoyama

Toronto es tradicionalmente un territorio de arroz salvaje. Pero hoy en día, Ringuette tiene que recibir entregas de Flying Wild Rice, un cultivador indígena a 2.000 kilómetros al noroeste de Toronto. Utilizado en platillos tanto dulces como salados en NishDish, tales como cazuela de arroz salvaje, sopa de pato y arroz salvaje, y pudín de arándano salvaje, el arroz se cultiva en un lago lejano. Cuando el suministro se agota, Ringuette admite que se ha visto obligado a comprar arroz salvaje en la cadena comercial Bulk Barn, que no ofrece la misma calidad de producto. Como su objetivo es establecer prácticas sustentables que den a los canadienses indígenas el control sobre sus propios alimentos, es evidente que una cadena de tiendas no es su proveedor preferido.

Para hacer frente a estas preocupaciones, Ringuette fundó una serie de empresas y organizaciones sin fines de lucro entrelazadas. Además de NishDish, Ringuette creó la Cadena Cultural Indígena Ojibiikaan, una organización sin fines de lucro dedicada a la independencia alimentaria de los indígenas en el área del Gran Toronto. Entre otras iniciativas, planta jardines indígenas. Además, mediante asociaciones con propietarios privados y universidades, está investigando cómo podría llevar el cultivo de maíz blanco y arroz silvestre al área de Toronto. Su grupo de artistas de la Nación Urbana Roja ha adornado un complejo de la junta escolar de Toronto con murales, un sitio que alberga ocasionalmente el Mercado de Cosechadores y Artesanos Indígenas, eventos que espera se vuelvan más regulares.

Un mural con una camisa de Pauline anciana de Plains Cree y una mítica pantera submarina decora el extremo más alejado del tranquilo jardín de medicina en el Centro Bickford
Un mural con una camisa de Pauline anciana de Plains Cree y una mítica pantera submarina decora el extremo más alejado del tranquilo jardín de medicina en el Centro Bickford. Sono Motoyama

Ringuette ha elegido este complejo y el parque público Christie Pits, al otro lado de la calle, como el centro de su quizás más ambicioso proyecto, encabezado por otro de sus grupos sin fines de lucro, la Asociación de Negocios Indígenas de Toronto. En un área al oeste de Koreatown, Ringuette prevé crear lo que él llama el Anishinaabe Village District, un vecindario donde los indígenas puedan encontrar recursos de todo tipo, incluyendo negocios, bibliotecas y servicios sociales. Viendo más allá de la actual crisis del coronavirus, está en conversaciones para reabrir un expandido Restaurante NishDish y el mercado en este distrito proyectado. A través de la difusión a otros grupos comunitarios locales, solicitudes de fondos, y proyectos como los murales y jardines comunitarios, está progresando gradualmente hacia estos objetivos.

Reconoce, sin embargo, que cumplir su misión completa no será fácil. Como dijo a los ancianos del centro de salud, ve que establecer líneas de alimentación genuinas tomará generaciones, lo que sólo lo motiva. “Alguien tiene que empezar a hacer algo ahora”, dice.

Incluso después de 15 años en la lucha, está listo para dedicarle toda una vida. Pero sigue siendo humilde. “No soy un anciano”, le dijo a la sala llena de ancianos canadienses. “Sólo soy una persona normal que está aprendiendo mi propia cultura.”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on reddit