Vampiros de Celákovice

¿Conoces los Vampiros de Celákovice? ¿Quién no conoce a los vampiros? La mayoría sabemos que son seres con aspecto cadavérico que salen por la noche y chupan la sangre de hombres y mujeres; o que carecen de sombra; y que para eliminarlos tienes que clavar una estaca en el corazón o les tienes que cortar la cabeza. Pero ¿realmente existieron? Muy cerca de Praga, en la República Checa –a solo 25 kilómetros–, se encuentra Celákovice. En esta pequeña ciudad amurallada descubrieron en 1997 un cementerio con tumbas de vampiros. Hoy se les conoce como los Vampiros de Celákovice. Descubre esta fascinante leyenda.

¿Mito o realidad?

A lo largo de la historia se ha tratado de explicar la existencia de los vampiros. Algunos decían que el vampirismo no era un fenómeno sobrenatural sino enfermedades que todavía no estaban científicamente comprobadas, como por ejemplo la catalepsia (cuando la persona yace inmóvil sin signos vitales y regularmente es declarada muerta pero se encuentra en un estado semiconsciente o consciente). Otros pensaban que tenía que ver con actos de hechicería o magia negra.

FUE HASTA EL SIGLO XIX CUANDO EL MITO SE CONVIRTIÓ EN LEYENDA CON DOS ESCRITOS SOBRE VAMPIROS. EL PRIMERO FUE UN RELATO PUBLICADO EN 1800 “WAKE NOT THE DEAD” DEL ALEMÁN JOHANN LUDWIG TIECK; Y EL SEGUNDO, LA NOVELA MÁS FAMOSA DE LA HISTORIA: “DRÁCULA” DE BRAM STOKER PUBLICADA EN 1887

Mito o realidad, los pueblos eslavos comenzaron con el mito de los vampiros por el siglo XIV y se extendió por toda Europa hasta el siglo XVIII. Y lo que hoy es República Checa también tiene su leyenda con los Vampiros de Célakovice.

Vampiros de Célakovice:  descubrimiento en los noventa

Celákovice es una pequeña ciudad medieval amurallada ubicada a 25 kilómetros de Praga. Sus pobladores vivieron con la creencia sobre la existencia de vampiros. Se dice  que gracias a la reconstrucción que sufrió en el siglo XX despertó la curiosidad de arqueólogos por los restos encontrados de la era paleolítica y de la cultura medieval. Por lo que en 1997, un arqueólogo de nombre Jaroslav Spacek descubrió un cementerio exclusivo de vampiros.

El cementerio de los vampiros de Célakovice

Lo que encontró Spacek fueron catorce tumbas con personas enterradas acusadas de vampirismo. Los esqueletos tenían crucifijos en sus ataúdes, estaban amarrados boca abajo y a algunos les habían cortado la cabeza. Uno de los casos más espeluznantes es que algunos de estos “vampiros” tenían el cráneo con un clavo de hierro enterrado, otros la estaca en el corazón y uno más tenía un cuchillo clavado en la boca. Dice el arqueólogo que esto fue para evitar una mordedura a quien lo sacrificó. Se dice que estos vampiros datan aproximadamente del siglo X u XI.

El último hallazgo de un vampiro

En 2010 en un municipio de República Checa llamado Hrádek nad Nisou se encontró el esqueleto de un presunto vampiro al que nombraron Tobías. El arqueólogo Petr Brestovansky, investigador de este caso, señaló que el entierro tenía las siguientes características:

  • El esqueleto no estaba dentro del cementerio, sino a un metro de la barda, enterrado a tan solo 25 centímetros de la tierra y bocabajo.
  • Tanto piernas como brazos tenían piedras encima (para que no escapara en caso de resucitar).
  • Tenía monedas cerca de la mano –algo raro para esa época–, y a través de éstas se determinó que el hombre fue asesinado en el siglo XIV.

Aunque algunas teorías señalan que era un hombre con discapacidad porque presentaba cierta deformidad en la espalda, el arqueólogo considera que gracias a esto pudo ser acusado de vampirismo.

¿Realidad o leyenda? La historia de los vampiros seguirá siendo vigente…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar